¿Qué es un grupo?

abreu

Abreu alternó su faceta seria y analítica con bromas. Cuando Tabárez dijo que es imprescindible a pesar de no ponerlo mucho. “Porque les pongo música y les hago reír… No, a lo largo de este proceso he participado, aunque sea poco pero efectivo, estoy identificado y orgulloso, predico con el ejemplo”. Al respecto, explicó: “Muchos somos capitanes y figuras en nuestros equipos y muchas veces el ego individual mata a un colectivo, a un grupo. La inteligencia está en llevar el ego individual a favor del grupo. Los egos personales matan a un equipo. Eso te lo da el convencimiento, la madurez… cómo debe comportarse un referente, independientemente de que juegues 90 minutos o 10. No juegas pero sumas, esa es la educación que debes dejar. Yo tuve guías y referentes. Cuando me ha tocado, la memoria me ayudó mucho”.

“Hay una memoria táctica importantísima, una identidad, el jugador sabe cómo debe comer, dormir y entrenarse cuando llega a la selección. El juego es la consecuencia de todo lo acumulado”, dijo y agregó: “Por eso queremos esta copa, para ser el equipo con más títulos de América [tienen 14, los mismos que Argentina], por hacer historia. Pero también para demostrar que no hay otro camino que defender una idea y vivir por ella. Ese es el único camino”.

(entrevista a Sebastián W. Abreu, diario El País de Montevideo, Uruguay – 23/7/2011)

Anuncios

¿Qué mostramos?

“Y hasta la vida más desgraciada tiene también sus horas luminosas y sus pequeñas flores de ventura entre la arena y el peñascal. Y esto ocurría también al lobo estepario. Por lo general era muy desgraciado, eso no puede negarse, y también podía hacer desgraciados a otros, especialmente si los amaba y ellos a él. Pues todos los que le tomaban cariño, no veían nunca en él más que uno de los dos lados. Algunos le querían como hombre distinguido, inteligente y original y se quedaban aterrados y defraudados cuando de pronto descubrían en él al lobo. Y esto era irremediable, pues Harry quería, como todo individuo, ser amado en su totalidad y no podía, por lo mismo, principalmente ante aquellos cuyo afecto le importaba mucho, esconder al lobo y repudiarlo. Pero también había otros que precisamente amaban en él al lobo, precisamente a lo espontáneo, salvaje, indómito, peligroso y violento, y a éstos, a su vez, les producía luego extraordinaria decepción y pena que de pronto el fiero y perverso lobo fuera además un hombre, tuviera dentro de sí afanes de bondad y de dulzura y quisiera además escuchar a Mozart, leer versos y tener ideales de humanidad…”  [El Lobo Estepario – Hermann Hesse]

¿Cuánto influye el contexto en lo que mostramos/ocultamos de nosotros?, ¿Qué tan conscientes somos de lo que mostramos y ocultamos?, ¿nosotros somos para conformar al resto?, ¿somos expectativas de miradas externas?, ¿existen los actos fallidos en el diseño?…