Necesidades…

¿Cómo evaluar un proceso de desarrollo? Indicadores habituales: PBI, etc., hablan de los objetos. ¿Cuáles son los indicadores de las personas?. Y ¿qué determina la calidad de vida de las personas? Esto surge de satisfacer las necesidades humaras fundamentales, las cuales no son pasajeras, ni infinitas, ni propias de un lugar: es decir, son permanentes, de número finito y universales.

Es preciso distinguir que una cosa son las necesidades y otra son tos satisfactores de dichas necesidades. Dichas necesidades conforman un sistema, son elementos interactuantes; no hay jerarquías, sino necesidades simultáneas, complementarias, etc. Se diferencian categóricamente en que algunas remiten al ser y otras al tener. Son las siguientes:

  1. Subsistencia.
  2. Protección.
  3. Afecto.
  4. Entendimiento.
  5. Participación.
  6. Ocio.
  7. Creación.
  8. Identidad.
  9. Libertad, entendida como derecho de las personas a elegir, freedom.

¿Qué son los satisfactores? Son los medios. En relación a la subsistencia, el alimento y la vestimenta son satisfactores. En relación al entendimiento, la educación, formal o no, y la meditación son satisfactores. En relación a la protección, la salud pública es un satisfactor. No hay acá una relación biunívoca, por el contrario, hay satisfactores que atienden a varias necesidades, y, viceversa, diversos satisfactores que atienden a una necesidad. Por ejemplo, al dar la madre el pecho al bebe se satisfacen la subsistencia, la protección, el afecto y la identidad. Por el contrario, alimentar al bebe mecánicamente atiende sólo a la subsistencia.

La calidad de vida se logra re-humanizando nuestras disciplinas.

La gente no son cosas.

[Manfred Max-Neef]

 

Satisfactores…

Un diseño… ¿heurístico, se podrá decir?

Lo que ocurre cuando dejamos de pensar en el objeto y pasamos al acontecimiento. Cuando pensamos en los satisfactores de las necesidades de forma compleja y relacional.

Diseñar la experiencia, antes que el objeto.

Actas – 15 de noviembre

Los esperamos mañana (viernes 15 de noviembre) para el levantamiento de actas. Les pedimos traer su libreta universitaria y estar a las 9:05hs.

No es fácil pasar actas para 6 carreras y no nos queremos equivocar en ningún dato, por lo tanto si traen mucha paciencia nos será de mucha ayuda.

Abrazo!

¿Cómo se evalua Heurística? 3

En su origen latino, la palabra “saber” está emparentada a la palabra “sabor”. Es necesario desarrollar el gusto por el conocer. No nos interesa educar una generación malhumorada con el saber. Conocer es aproximarse a la realidad e interpretarla, es darle nombre al silencio enigmático que la realidad nos presenta cuando la desconocemos. Amar la sabiduría es amar, conocer la realidad, es nombrarla con amistad. ¿Por qué dejamos de divertimos con el conocer? ¿Por qué dejamos de preguntar? ¿Será que nos desinteresamos por la realidad? ¿Será que perdemos la capacidad de amar lo que podemos conocer?.

En general los momentos de evaluación resultan los momentos más sufridos de la educación, tanto como para el que es evaluado como para el que evalúa. ¿Por qué pasa esto? ¿No es posible pensar la evaluación desde otro punto de vista? Estos interrogantes serán el punto de partida de las próximas palabras. Me interesa partir de una idea de Nietzsche, la idea de que el ser humano es un ser que evalúa. Pensar la evaluación desde el mismo concepto de ser humano nos ofrece una perspectiva mucho más global del problema, nos acerca a un punto de vista más filosófico. ¿Qué implicancias tiene definir al ser humano como un ser que evalúa? ¿Evaluar es una necesidad de los seres humanos? Si el ser humano es un ser que evalúa, entonces evaluar es un atributo de la humanidad de lo humano. En esa medida, no se podría hablar de una propuesta para desarrollar el pensar sin contemplar el desarrollo de la capacidad de evaluar. Al fin, la cuestión de la evaluación precisa pensar la posición tanto del evaluador como del evaluado: en efecto, ¿cómo podremos ser evaluadores justos si sólo fuésemos evaluados pero no pudiéramos ejercitar activamente nuestra capacidad de evaluar?. En este espacio quiero introducir una afirmación de Pablo Freiré: “Ser humano -un ser de relaciones, temporalizado y situado, ontológicamente inacabado-, sujeto por vocación, objeto por distorsión”.

Vamos a analizar esta frase en dos partes:

|-“Ser humano -un ser de relaciones…”. Una de las habilidades que permite percibir relaciones de los seres humanos entre sí, con el mundo, y entre los entes que habitan el mundo es la de razonar analógicamente. En tal sentido, si comprendemos al ser humano como un ser de relaciones precisaremos desarrollar el razonamiento analógico como un modo que auxilia la comprensión de uno mismo y de su lugar en el mundo.

||-“Sujeto por vocación y objeto por distorsión”. Si el ser humano es un sujeto por vocación ¿por qué los alumnos deberían ser tratados como objetos en el proceso evaluador? Ser tratados como objetos es ser tratados sólo como evaluados y no como evaluadores.

En su sentido etimológico, la palabra “pensar” viene de sopesar y significa “poner en la balanza” para evaluar el peso de algo. En este sentido, en alguna medida, pensar es evaluar. Si el ser humano piensa con la mediatización de símbolos, ¿Por qué no ampliar los símbolos que utilizamos para evaluar? ¿Por qué no evaluar a través de imágenes y figuras que contienen elementos artísticos y culturales como símbolos mediadores para e! acto de evaluar?. Si los símbolos son construidos con relaciones variadas y complejas, entonces los alumnos – sujetos evaluadores – estarán cada vez más aptos para pensar e interpretar la realidad en toda su complejidad.

[Angélica Sátiro, Ideas y propuestas para pensar la educación. Kohan-Waskman, compiladores. Oficina de publicaciones del CBC Universidad de Buenos Aires, 1997.]